PIONEROS: Steve Bellán. Undécimo de una serie de una temporada

0 Comments


Undécimo de una serie que durará toda la temporada

Estevan Enrique Bellán, en Fordham en la década de 1860; pastiche moderno de Ars Longa

A ace tiempo, en la serie Pioneros de este año, identifiqué a Luis Castro, nacido en Colombia en 1876, como el primer jugador de origen hispano de las Grandes Ligas de béisbol. Algunos lectores señalaron que el debut de Castro en 1902, con los Philadelphia Athletics, fue bastante tardío, ya que Steve Bellán, nacido en Cuba, le había precedido tres décadas. La dificultad de esa observación radicaba en que Bellán jugó tres temporadas en la Asociación Nacional, una liga profesional que precedió a la creación de la Liga Nacional, y por tanto de la MLB, en 1876.

Otros lectores señalaron que los padres de Sandy Nava, de los Grays de Providence de 1882, eran mexicanos, por lo que él puede ser considerado como el primer jugador de la MLB de ascendencia hispana. Receptor de Hoss Radbourn, también jugó a la pelota en California bajo el apellido de su padrastro inglés, Irwin. Los libros de registro indican que Nava nació en San Francisco (ciudad mexicana hasta 1846) en 1850. En realidad, nació diez años más tarde, de madre mexicana, Josefa Simental, y padre desconocido (presumiblemente de apellido Nava).

Providence, NL, 1882; Sandy Nava en el centro, en primer plano

La cuestión de la ascendencia frente a la herencia frente al origen es interesante -¿cuántos aficionados considerarían hoy a Ted Williams mexicano? – pero volvamos a Cuba. Hasta la Revolución de 1959, Cuba era el país que más jugadores enviaba a las Grandes Ligas y a las Ligas Negras (hoy es la República Dominicana; pronto nos centraremos en Ozzie Virgil en este espacio).

A partir de este momento, 384 hombres nacidos en Cuba han jugado en la MLB, sin incluir a Bellán pero contando a muchos jugadores de las Ligas Negras del periodo 1920-1948 que, debido al color de su piel, no eran elegibles para jugar en las ligas blancas. Sin embargo, desde la decisión del Comisionado del 16 de diciembre de 2020, hoy son reconocidos como jugadores de las Grandes Ligas. (Entre ellos se encuentran Pedro Dibut, un cubano de piel clara que jugó con los Rojos de Cincinnati en 1924-1925 después de debutar en las Ligas Negras, una secuencia seguida una generación más tarde por los cubanos de piel oscura Lino Dinoso, Héctor Rodríguez y Minnie Miñoso).